Image Slider

MÁS ALLÁ DEL ARCOIRIS. RETO AGOSTO DE UP&SCRAP

| on
12:20
El otro día estaba con mis hermanas en una terraza tomándome un café. El cielo estaba nublado, oscuro y empezó a llover. Hacía un poco de frío, de ese frío que es agradable a la piel. Estábamos bajo una enorme sombrilla que nos protegía de las gotas de lluvia.

El cielo estaba nublado, gris y corría un agradable aire fresco. Mientras le daba un sorbo al café, pensaba en París. En el viaje que realicé hace  unos años, de la lluvia, del frío, de la belleza que tiene esta maravillosa ciudad y de sus buenísimos y coloridos macarons.

Mientras estaba absorta en mis pensamientos, una de mis hermanas dijo: _"Ahora sólo falta el arcoiris" y en mi vuelta a la cafetería, me acordé del reto de Up&Scrap.

Cuenta la leyenda (bueno, realmente una de ellas) que bajo el arcoiris, donde se une el cielo con la tierra se encuentran los duendes custodiando una olla de oro. Esta olla no es visible a la vista de los humanos y la única manera de hacerte con ella es capturando al duende. Éste, a cambio de su libertad, te dará la olla de oro.

Hace muchísimo tiempo que no me presento a un reto, así que viendo el mega regalazo del reto de agosto, he pensado que una caja de rotuladores Chamaleon, bien podrían valer una olla de oro. Así que cogí una tablilla, pinturas, gesso y unas cuantas cosas más y empecé mi proyecto.
Y ya que estaba, he hecho un tutorial. Espero que te guste.


MATERIALES A UTILIZAR

  1. Una tablilla entelada de 30x30 cms.
  2. Pasta de relieve.
  3. Gesso.
  4. Plantilla de estarcido de Dear Lizzy (es la que utilicé para mis primeras ATC).
  5. Pinturas acrílicas: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil, morado.
  6. Pinceles y espátulas.

PASO A PASO

  1. Empezamos preparando la tablilla dándole una capa de Gesso. Realmente no es necesario, ya que los colores los aplicaremos sobre la pasta de relieve, pero es una forma de que el blanco resalte más. 
  2. Una vez seco el Gesso ponemos la plantilla de estarcido sobre la tablilla y le damos una capa de pasta de relieve. La pasta la ponemos en toda la plantilla, ya que lo que nos interesa es que todo el dibujo de la plantilla quede en la tabla. 

   3. Una vez seca la pasta de relieve, procedemos a pintar, con pintura acrílica, la tablilla. Lo difícil ahora es elegir cómo se va a pintar. Después de pensar la direccionalidad de los colores, decidí hacerlo en "círculo". 
  4. Empezamos desde el exterior pintando con color rojo. Seguimos con el naranja, el amarillo, el verde, el azul claro, el azul oscuro y finalmente el violeta. El final de los colores, lo decides tú. Irá en función del dibujo del stencil.

Como has podido ver, los pasos son sencillos y los materiales son fáciles de encontrar, pero el resultado, aunque esté mal que yo lo diga, es precioso (baja modestia, que subo yo).













8 MOTIVOS POR LO QUE HACER ARTIST TRADING CARD

| on
9:00

 o tarjetas comerciales de artista, aunque son más conocidas por las siglas ATC. Son pequeñas obras de arte que se realizan con la intención de intercambiar.
Yo tenía la romántica idea que su origen se remontaba al siglo XVII, XVIII o XIX y que las creaban los artistas con la intención de darse a conocer entre los mecenas, pero aunque la realidad también es bonita, dista mucho de mi idea.
Las ATC tienen un origen mucho más actual, finales del siglo XX, exactamente en 1997.
M. Vänçi Stirnemann, el creador del proyecto, realizó un espectáculo de colaboración en el que el objetivo era el intercambio de estas pequeñas obras de arte. 
El intercambio de ATC es algo bastante divertido e interesante y como casi todo, tiene sus normas. Se realizan en serie de 9 piezas (aunque esto puede variar) de medida única: 2"1/2" x 3"1/2" o si lo prefieres en  milímetros: 64 x 89.  La temática de cada serie viene pactada por el grupo de intercambio (aunque puedes elegir la temática y luego intercambiar) y todas han de tener un elemento diferente. Por ejemplo: pueden tener un fondo diferente, un elemento decorativo, un dibujo, etc. La técnica artística es libre: scrap, mix-media, cosido, dibujo, acuarela...
Aunque en un principio me pareció algo interesante pero poco útil, tengo que reconocer que soy de voluntad débil y caí en sus redes. Al principio me lo tomé como un detalle entre uno grupo de mujeres que nos reunimos hace un par de meses en Rasquera (esto tengo que contártelo todavía aunque tienes un avance en aquí). Pero después de mi primera mega serie (32 ATC), vino una segunda, una tercera, una cuarta y así hasta un número infinito porque no le veo el final. 
¿Qué ventajas tiene hacer ATC?

1. Es divertido. Me alucina ver las diferentes interpretaciones de un mismo tema. 


2. No hay dos iguales. Son pequeñas y únicas obras de arte.


3. Son ideales para practicar nuevas técnicas.


4. Conoces a otras artistas y creas lazos afectivos.


5. Vas creando una colección de tarjetas.


6. Te sientes como una niña con cromos: tengui, falti, falti, falti... (para empezar a guardarlas puedes comprar un álbum de cromos de fútbol). 


7. Potencia la creatividad.


8. El buzón de correos vuelve a tener utilidad.


Y tú, ¿eres adicta a las ATC? ¿Has hecho alguna serie? ¿Quieres compartir alguna? Cuéntame, me encantará leerte.

Custom Post Signature

Custom Post  Signature