REGALOS DE CUMPLEAÑOS

| on
10:19
Buenos días,

vaya por delante pedirte disculpas porque esta entrada no salió ayer como te había dicho.

Ya te comenté en la entrada anterior que me han caído 38 mayos, ¡un montón! En principio no tenía nada planeado celebrar nada y tampoco contaba con muchos regalos, pero mira tú por donde, nunca digas " no quiero arroz" porque te vas a empachar.
El 30 de mayo me levanté como cada día para ir al trabajo quemedadecomer y nada más entrar a la cocina para tomarme mi café con leche, me encontré con la primera felicitación: mi marido y mi hija me habían dejado una nota que me levantó el ánimo.

Fui a buscar a mi hermana (trabajamos juntas) y antes de bajarme del coche me dio mi segundo regalo: mi sudadera de Candy Candy. Hacía un año por lo menos que la había visto en Tu mascota cadáver  y me había enamorado de ella, pero un día por otro, nunca se la había pedido y ahora... ¡ya es mía!

Nada más llegar al trabajo quemedadecomer, me encontré un paquetito en mi mesa, Silvia, un cielo de mujer, me regaló un rimmel y una brocha de maquillaje, que no pudieron venir en mejor momento porque tenía que comprarme una.

Diez minutos después, Raquel, mi hermana A.D.O.P.T.I.V.A me llamó para felicitarme y preguntarme cuando quería mi regalo y cómo yo soy muy impaciente le digue ¡hoy! contando que ella llegaría más tarde (también trabajamos juntas, guay, ¿eh?) y me pregunta: ¿a qué hora? y claro le digo: ¡ahora! y para mi sorpresa me dice: ves a tu taquilla. Mi cara no podía mostrar más asombro. Voy a mi taquilla y voilà! me había dejado el regalo y me la había decorado. ¿El regalo? Un monedero chulísimo con una amapola (mi flor favorita).
Yo ya estaba feliz pero aún faltaba más. Cuando estaba a punto de terminar la jornada laboral,  mis compis de curro me dieron una bolsa de lovestore con un vestido-pareo monísimo que utilizaré muchísimo este verano.
¿A qué son un montón? Pues aún hay más. Mis padres y mi yaya me dieron dinerito que he invertido en La Súper jornanda para mini emprendedores de este sábado en Barcelona y... mi maridito me regaló además dos pares de zapatillas deportivas de Kookai, que me encantan.



Como ves no me puedo quejar. Estoy muy agradecida a tod@s porque no me esperaba ni la mitad de los regalos y por todas las felicitaciones que recibí.

Esta semana no habrá otra entrada por falta de tiempo. Para las jornadas nos han puesto deberes y hay que hacerlos. Me apetece tanto asistir que estoy hasta nerviosa, jajaja. 

La semana que viene os cuento.

Besos de dulce

Custom Post Signature

Custom Post  Signature