ANTES Y DESPUÉS DE UN MARCO

| on
10:10
Hola, ¿Cómo estás? Yo bastante contenta, mi madre salió la semana pasada del hospital y pudimos celebrar mi cumpleaños todos juntos, así que un aplauso para mi madre: clap, clap, clap.

Hoy vuelvo con un antes y un después y para no variar, este tiene una bonita historia detrás (bueno, al menos a  mi me lo parece).  Hace muchos, muchos años (te recuerdo que ya he cumplido los 38), me enamoré de los  muebles del dormitorio de mis abuelos: clásicos, oscuros y grandes. Siempre había soñado en que algún día los heredaría, incluso ya había imaginado que formarían parte del mobiliario de mi negocio (uno que todavía no tengo, pero que espero tener). Los tenía completamente decorados y sabía cómo los iba a arreglar.

Las cosas quisieron que mis abuelos muriesen y yo no tuviese un lugar donde guardarlos. Cuando vaciamos el piso de mis abuelos, la habitación se quedaba allí, abandonada porque no teníamos espacio para guardarla. Dio la casualidad que mi hermana se cambiaba de piso y necesitaba una habitación, así que se la llevó. Yo estaba muy contenta porque en el fondo, manteníamos los muebles con nosotros, pero con el tiempo mi hermana volvió a cambiar de piso y esta vez no se la podía llevar porque el piso donde iba ya estaba amueblado. Hice de tripas corazón y me convencí de que ya nunca sería mío (seguía sin tener un lugar donde guardarlos) así que se los regalaron a unos antiguos vecinos que necesitaban un dormitorio.

 Me quedé sin ellos.

Por una de esas cosas que no sabe muy bien por qué pasan, teniendo una conversación con mi padre me dijo que el espejo del dormitorio se había roto y que le daba cosa darle el marco a los vecinos y que pensaba tirarlo y comprarle uno nuevo y aquí se presentó mi oportunidad. Le pedí a mi padre que me lo diera. No era la habitación, pero en cierta manera podía conservar algo del sueño que siempre tuve.



Hace un mes o así, estuve en el Handmadefestival de Barcelona y conocí las pinturas de Montana Colors y me enamoré del color Cadmium yellow light, así que compré un bote. El chico que me atendió me dio las indicaciones y aunque me dijo que lijase un poco el marco, no lo hice.

Utilicé el marco para crear un panel de notas, fotografías... Al principio pensé en utilizar corcho, luego en hacerlo con tela, pero no me acababa de convencer la idea, así que hice lo hice de papel.


y lo colgué en mi taller. Para que no se me estropease el papel, le puse cinta de raso y es ahí donde cuelgo las fotos. Ahora he puesto unas fotos que nos hizo Eva de Labicicletavermella y poco a poco iré añadiendo más cosas que me inspiran.


Yo estoy encantada con el resultado y queda muy bien en mi taller.  Si te ha gustado y quieres que te explique algo con más detalle, no dudes en pedírmelo.

Y para finalizar, muchísimas gracias por estar ahí, por leerme y si además me dejas un comentario, me harás muy feliz.  Espero volver el martes para enseñarte todo lo que me regalaron para mi cumple.

Besos de dulce


Custom Post Signature

Custom Post  Signature