Image Slider

MI MINI JARDÍN

| on
18:14
Buenas tardes, ¿cómo ha ido la "revetlla de Sant Joan"?  Hoy la entrada sale más tarde de lo normal, pero casi era mejor esperar a que te desperezases, a que hicieses la digestión y a que disfrutaras del día. Por cierto, si te llamas Juana, Juan, Joana, Joan, Jon, etc., muchísimas felicidades.

Hoy te voy a enseñar un antes y un después pero... algo diferente. Más bien,  es cómo darle un uso diferente a algo.

¿Has visto esos mini jardines tan monos que pululan por la red?


Via Depto51

Pues yo cada vez que los veía, pensaba: ¡qué monos que son! Y siempre me decía que tenía que comprar una pecera y crear uno. Pero esto es casi cómo lo de las dietas: el lunes empiezo y así fueron pasando los días, lo meses...y los años.

Hace cuestión de un par o tres de años (es que los días pasan muy rápido), se nos estropeó la puerta de la lavadora y cuando la vi desmontada pensé: ¡qué ensaladera  más chula! Así que la guardé en el armario.


 Y allí se quedó durante mucho tiempo, esperando la oportunidad de que hiciese una ensalada y le diera el uso que había pensado. La oportunidad se hizo de rogar y entre que las ensaladas eran individuales y mi "nueva ensaladera" pesaba bastante, pensé que mejor me la quitaba de en medio, por aquello de que lo que no sirve, estorba.

No obstante, mi parte Diógenes me decía que no la tirase, que algo podría hacer.

Un día, arreglando la terraza se me ocurrió la idea: ¡un  mini jardín! Así que haciendo una visita a Ikea compré: arena decorativa, unas piedrecitas, unos cactus... y voilà! Ya tengo mi mini jardín.





Realmente estoy muy contenta con el resultado y queda perfecta en la mesa de la terraza.

¿Qué te ha parecido? Recuerda que si te animas y realizas alguno, no olvides enseñármelo.

Muchísimas gracias por la visita.

Besos de dulce










MI GREY AND SLOAN MEMORIAL HOSPITAL

| on
12:39
Hola,  ¿cómo estás?

Si leyendo el título de la entrada de hoy has pensado que te voy a hablar de Anatomía de Grey, tengo que decirte que no es así, aunque oye, se está poniendo interesante ¿verdad?

Cuando nació Leyre me dieron la cartilla médica en la que se va a puntando toda la información importante: peso, medidas, vacunas, etc. (seguro que sabes de lo que te estoy hablando). Después de leerme todos los datos, embobada porque ahí estaban los datos importantes del nacimiento de mi hija, me di cuenta que la cartilla era sosaina. Además, me daban muchas hojas que tenía que guardar dentro, la tarjeta... y al final me pareció poco práctica. Así que en cuanto tuve un ratito cogí mis papeles, mi regla, mi lápiz y mide por aquí, corta por allá, decora por acullá, le hice  una funda de lo más resultona (la puedes ver aquí).

Un día, Noelia una vieja (no por edad si no por los años que hace que nos conocemos) amiga, me preguntó si le podía hacer una para su bombón de hija. ¡Por supuesto! y es así cómo empezó a gestarse mi particular hospital. Nada más empezar con la cartilla, Noelia me pidió dos más.


 Mira tú por donde,  nació Naim (uno de mis nietos guays) y me pareció buena idea que un Shepherd se incorporara al hospital para atender la demanda de bebés.


Así que ya que estaba hice 4 fundas para cartillas: para Naomi, para Noa, para Claudia y para Naim (esta última no puedo enseñártela porque no sé si he perdido las fotos en el cambio de ordenador  o no se las hice, Snif, snif).





Ahora tengo en proceso dos más (te recuerdo que tengo un nietis guays más) que en cuanto tenga terminadas te enseñaré.

Te pido perdón por la calidad de las fotos, pero  a veces...

Te espero el martes, si te apetece claro, pero no te voy a decir qué es lo que vas a ver. Así te dejo con la intriga y me visitas, jejejeje.

Besos de dulce

LAS SUPER JORNADAS PARA MINI EMPRENDEDORES (SJME)

| on
10:10
Hola,  ¿qué tal te ha ido el fin de semana?  A mí me ha ido de cine. No pensaba yo que podía tener tantísima actividad cerebral tras pasar un día en las SJME.



Cómo te comenté la semana pasada, dos de los regalos que me hicieron los invertí en las Jornadas que organizaba Superyuppies y My event concept en Barcelona. De verdad que no pensé que iba a disfrutar tanto.  El sábado por la mañana me presenté en Valkiria, que era el lugar escogido para las jornadas.




Estas fotos son de la web de Valkiria

Nada más entré me recibió Eva, una de las ponentes que después de saludarme me indicó que pasase por una mesa para poner mi nombre en una pegatina.  Una vez puesta, me dirigí a buscar el lugar que me habían asignado, el número 18. Allí encontré una caja de SelfPackaging con un montón de cositas que habían regalado los colaboradores: una libreta de Cocotto, una letra de SelfPackaging, una carpeta, un agua de tuaperitivo.com, un espejo, unas etiquetas y la revista Veo veo!

Saludé a mis compañeras de asiento, di un par de vueltas por el local hasta que empezó la primera ponencia de fiscalidad a Cargo de Anna y Eva y en el que hicimos un plan de empresa al estilo canvas, que me permitió conocer a mujeres muy interesantes y sus proyectos. Mi primer contacto fue con Marta, de My Little Brunch, un encanto de mujer (por cierto, no dejes de pasarte por su blog, porque yo no he podido dejar de leerlo), también conocí a Fabiola, de Latitadefabiola (tienes que mirar sus pulseras, son chulísimas), también conocía a Nora y a Carmina (que a ver si pronto podemos ver sus diseños).



Después de todo esto, hicimos un descanso para desayunar y ponernos las pilas. El desayuno no estaba bueno, estaba lo siguiente. Los dulces a cargo de Florentine Bake Shop, aquellos dulces que no puedes dejar de comer. Una vez con el estómago lleno, la siguiente ponencia fue a cargo de Binocular Studio, una pareja muy divertida que nos explicaron como crear una marca y qué debemos evitar.



Con todo esto llegamos al medio día y esta vez la comida vino de manos de Somewhercafe (que acabo de descubrir que está en Sant Cugat del Vallés y no sé como no me he enterado antes. Nota mental: toca ir, sí o sí). En este descanso pude conocer a Mar y a Sonia con las que disfruté hablando de calidad y precios.  Y terminando el café llegó el turno Isabel Leyva, conocida por Mamá quiero ser blogger y La 5th con Bleecker, que nos explicó la importancia de tener un blog entre otras muchas cosas.  Le siguió el turno a Anna, de Fácil y sencillo, que nos explicó cómo hacer bonitas fotografías sin grandes dispendios, sin grandes cámaras y sin estudios llenos focos. Realmente aluciné con Anna y ayer ya me compré sus dos E-books.





La última ponencia, que no la última actividad, vino de mano de Marina Sala, autora de Detrás del mostrador, que nos habló de las tiendas on-line y de cómo para ganar dinero tenemos que vender.

Después de tanta información, llegó el turno al divertimento y a las nuevas experiencias. Elia y Gemma nos presentaron a Montse Pujadas, coach que nos enseñó que debemos tener presente siempre y que no debemos perder nunca y luego nos propuso un ejercicio tremendo: caminar sobre una manta de cristales rotos, cual Fakir y como recompensa recibir un abrazo de Elia. Para esto tuve muchas dudas, pero finalmente caminé de la mano de Gemma y recibí mi abrazo.

Y ya llegando las 19:30h se hicieron varios sorteos y nos despedimos unas de otras, cargadas de emoción, de buen rollo, de ilusiones, de ideas, de simpatía y teniendo la seguridad de que no estamos solas.


La vuelta a casa, después de muchísimo tiempo fue calmada, disfrutando del viaje, asimilando todo, volviendo la paz a mi.

Gracias a Elia y a Gemma (a sus familias) por hacerlo posible, a las ponentes, a Laia Ylla que se pasó el día haciendo fotografías (las que ya estoy deseando de ver), a los patrocinadores a todas las compañeras y compañero que estuvieron allí, a Isis, a Mapy (que hace unos bolsos para bicicletas chulísimos) a Gessami, a Henar Handmade, a Mayte, a Clara Orti, a Diona, a Punt Caramel , a Sweetopia Bcn y a todas las demás que estuvisteis allí.

Y si has llegado hasta aquí, pues muchísimas gracias por venir y leerme. El jueves te espero para enseñarte mi particular centro médico.

Besos de dulce



REGALOS DE CUMPLEAÑOS

| on
10:19
Buenos días,

vaya por delante pedirte disculpas porque esta entrada no salió ayer como te había dicho.

Ya te comenté en la entrada anterior que me han caído 38 mayos, ¡un montón! En principio no tenía nada planeado celebrar nada y tampoco contaba con muchos regalos, pero mira tú por donde, nunca digas " no quiero arroz" porque te vas a empachar.
El 30 de mayo me levanté como cada día para ir al trabajo quemedadecomer y nada más entrar a la cocina para tomarme mi café con leche, me encontré con la primera felicitación: mi marido y mi hija me habían dejado una nota que me levantó el ánimo.

Fui a buscar a mi hermana (trabajamos juntas) y antes de bajarme del coche me dio mi segundo regalo: mi sudadera de Candy Candy. Hacía un año por lo menos que la había visto en Tu mascota cadáver  y me había enamorado de ella, pero un día por otro, nunca se la había pedido y ahora... ¡ya es mía!

Nada más llegar al trabajo quemedadecomer, me encontré un paquetito en mi mesa, Silvia, un cielo de mujer, me regaló un rimmel y una brocha de maquillaje, que no pudieron venir en mejor momento porque tenía que comprarme una.

Diez minutos después, Raquel, mi hermana A.D.O.P.T.I.V.A me llamó para felicitarme y preguntarme cuando quería mi regalo y cómo yo soy muy impaciente le digue ¡hoy! contando que ella llegaría más tarde (también trabajamos juntas, guay, ¿eh?) y me pregunta: ¿a qué hora? y claro le digo: ¡ahora! y para mi sorpresa me dice: ves a tu taquilla. Mi cara no podía mostrar más asombro. Voy a mi taquilla y voilà! me había dejado el regalo y me la había decorado. ¿El regalo? Un monedero chulísimo con una amapola (mi flor favorita).
Yo ya estaba feliz pero aún faltaba más. Cuando estaba a punto de terminar la jornada laboral,  mis compis de curro me dieron una bolsa de lovestore con un vestido-pareo monísimo que utilizaré muchísimo este verano.
¿A qué son un montón? Pues aún hay más. Mis padres y mi yaya me dieron dinerito que he invertido en La Súper jornanda para mini emprendedores de este sábado en Barcelona y... mi maridito me regaló además dos pares de zapatillas deportivas de Kookai, que me encantan.



Como ves no me puedo quejar. Estoy muy agradecida a tod@s porque no me esperaba ni la mitad de los regalos y por todas las felicitaciones que recibí.

Esta semana no habrá otra entrada por falta de tiempo. Para las jornadas nos han puesto deberes y hay que hacerlos. Me apetece tanto asistir que estoy hasta nerviosa, jajaja. 

La semana que viene os cuento.

Besos de dulce

ANTES Y DESPUÉS DE UN MARCO

| on
10:10
Hola, ¿Cómo estás? Yo bastante contenta, mi madre salió la semana pasada del hospital y pudimos celebrar mi cumpleaños todos juntos, así que un aplauso para mi madre: clap, clap, clap.

Hoy vuelvo con un antes y un después y para no variar, este tiene una bonita historia detrás (bueno, al menos a  mi me lo parece).  Hace muchos, muchos años (te recuerdo que ya he cumplido los 38), me enamoré de los  muebles del dormitorio de mis abuelos: clásicos, oscuros y grandes. Siempre había soñado en que algún día los heredaría, incluso ya había imaginado que formarían parte del mobiliario de mi negocio (uno que todavía no tengo, pero que espero tener). Los tenía completamente decorados y sabía cómo los iba a arreglar.

Las cosas quisieron que mis abuelos muriesen y yo no tuviese un lugar donde guardarlos. Cuando vaciamos el piso de mis abuelos, la habitación se quedaba allí, abandonada porque no teníamos espacio para guardarla. Dio la casualidad que mi hermana se cambiaba de piso y necesitaba una habitación, así que se la llevó. Yo estaba muy contenta porque en el fondo, manteníamos los muebles con nosotros, pero con el tiempo mi hermana volvió a cambiar de piso y esta vez no se la podía llevar porque el piso donde iba ya estaba amueblado. Hice de tripas corazón y me convencí de que ya nunca sería mío (seguía sin tener un lugar donde guardarlos) así que se los regalaron a unos antiguos vecinos que necesitaban un dormitorio.

 Me quedé sin ellos.

Por una de esas cosas que no sabe muy bien por qué pasan, teniendo una conversación con mi padre me dijo que el espejo del dormitorio se había roto y que le daba cosa darle el marco a los vecinos y que pensaba tirarlo y comprarle uno nuevo y aquí se presentó mi oportunidad. Le pedí a mi padre que me lo diera. No era la habitación, pero en cierta manera podía conservar algo del sueño que siempre tuve.



Hace un mes o así, estuve en el Handmadefestival de Barcelona y conocí las pinturas de Montana Colors y me enamoré del color Cadmium yellow light, así que compré un bote. El chico que me atendió me dio las indicaciones y aunque me dijo que lijase un poco el marco, no lo hice.

Utilicé el marco para crear un panel de notas, fotografías... Al principio pensé en utilizar corcho, luego en hacerlo con tela, pero no me acababa de convencer la idea, así que hice lo hice de papel.


y lo colgué en mi taller. Para que no se me estropease el papel, le puse cinta de raso y es ahí donde cuelgo las fotos. Ahora he puesto unas fotos que nos hizo Eva de Labicicletavermella y poco a poco iré añadiendo más cosas que me inspiran.


Yo estoy encantada con el resultado y queda muy bien en mi taller.  Si te ha gustado y quieres que te explique algo con más detalle, no dudes en pedírmelo.

Y para finalizar, muchísimas gracias por estar ahí, por leerme y si además me dejas un comentario, me harás muy feliz.  Espero volver el martes para enseñarte todo lo que me regalaron para mi cumple.

Besos de dulce


Custom Post Signature

Custom Post  Signature