ANTES Y DESPUÉS DE UNA CAJONERA

| on
10:10
Hace un año que compré una cajonera para poner en el taller y guardar las tintas, sellos y demás. Como no encontraba una buena, bonita y barata, me decanté por una de madera con la promesa de que le daría una manita de pintura y quedaría monísima.  Pero para variar, el tiempo, la pereza y los compromisos varios fueron dejando a la cajonera en un rincón del taller. Su función la hacía, pero bonita, o que se dice bonita pues no. 
Hace un par de semanas y tras reorganizar el taller,  me encontré frente a frente con ella. Me miraba cómo sólo una cajonera de madera puede mirarte así que me puse mi delantal, saqué los pinceles  y empecé con una capa de gesso blanco. 




Evidentemente, no sirvió una sóla capa, así que le di una segunda y una tercera  y como le había puesto gesso, tenía que barnizarla, más bien para poder limpiarla  sin estropear la pintura, así que cómo no tenía otra cosa a mano, utilicé un barniz que se utiliza para decoupage, que para el caso era lo mismo.

Después decidí darle un toque de color y me costó decidirme: que si le pongo unos sellos, que si unas flores, que si unas letras… pero nada me acababa de convencer, así que rebuscando entre mis papeles, me encontré con unos que me venían al pelo y me parecieron sencillos y monísimos.  No obstante, como no podía ser perfecto, la medida de la cajonera no casaba con la del papel, así que lo recorté  a la medida, pero tenía que pegarlo en dos trozos y si todo parecía estar listo… me quedé con las ganas; medio centímetro de papel que faltaba dejaba ver la madera. ¿Y ahora qué hago? Cintas, no; puntillas, no; otro papel, no. Nada me gustaba, hasta que me topé con un rollo de whasitape, ¡bingo!
Y este es el resultado. Como verás es muy sencilla, pero no quería añadirle nada más.



P.S: Recuerda dejar secar bien el barniz, porque si montas los cajones se te quedarán pegados como a mí, jajaja.

Y si has llegado hasta aquí, espero que te haya gustado la entrada de hoy y si te animas y haces una, no dudes en avisarme. Por cierto,  si te apetece puedes venir el viernes y  te enseñaré  un maletín de madera que me encargaron.

Besos de dulce


Custom Post Signature

Custom Post  Signature