La hora del café

| on
15:46
Mi cafetera ya está en marcha y puedo oler el aroma del café recién hecho. Oigo el sonido de las tazas cuando se ponen sobre el plato y empieza a llegar a mi mesa todo lo necesario para el ritual: el azucarero, las servilletas, la taza con su correspondiente plato, la cuchara y por supuesto un dulce acompañamiento, porque lo queramos o no, un café con unas galletitas, unos bombones o estos deliciosos pastelitos hacen que este momento sea especial. 


Ya os había comentado en la entrada anterior que había una horneada de pastelitos cociéndose, lo que no pensaba es que había alguna glotona por ahí frotándose las manos y esperando que saliesen y casi no puedo hacerles fotos.
 





Besos de cereza
nubedenata

Custom Post Signature

Custom Post  Signature