El Sr. Oso Rayoso y su historia

| on
9:51

El fin de semana pasado, la Sra. Tea, Nube, Nata y yo, decidimos preparar unos bocadillos, unos dulces y merendar en un bosque cercano a nuestros hogares. La Sra. Tea hizo unos bocadillos deliciosos de pan de molde con crema de chocolate, Nube hizo una tarta de queso, Nata se encargó de las bebidas y yo hice unas madalenas. Así que con todo nuestro arsenal nos dirigimos al merendero. La tarde estaba siendo de lo más agradable. Nube y Nata, nos contaban cómo lo habían pasado en sus vacaciones y la abuela y yo, las poníamos al día de todo lo que habíamos ido pensando y trabajando durante este tiempo. De pronto, un ruido nos sobresaltó, empezamos a mirar a nuestro alrededor pero no veíamos a nadie, así que continuamos con nuestras risas. El ruido volvió a oírse de nuevo, pero esta vez vimos claramente un movimiento detrás de unos matorrales. Empezamos a inquietarnos y preguntar quién era, pero no obteníamos respuesta. De pronto lo vimos, se acercaba a nosotras con cautela, mirándonos extrañado, preguntándose quienes éramos, mientras nos miraba, se tropezó con una piedra perdiendo el equilibrio y cayendo de bruces en el pastel de queso. Empezó a reírse y nosotras lo seguimos. Se levantó, se sacudió la ropa, la Sra. Tea le acercó una servilleta para que pudiese limpiarse la cara de tarta y se presentó:
“¡Hola, me llamo Oso Rayoso! y estaba durmiendo la siesta cuando vuestras risas y el olor de vuestra merienda me abrieron el apetito. Así que me he acercado para ver de dónde salían y he caído de bruces”.
Empezamos a reírnos de nuevo y lo invitamos a merendar con nosotros. Desde ese día, el Oso Rayoso forma parte de nuestro grupo de amigos.
Os preguntáis, ¿quién es él?




Besos de dulces,
Mica

Custom Post Signature

Custom Post  Signature